Blog Historia Rei Militaris

 

Previous Next

Malta: El caramelo que nadie quiso comer (Por Ignacio Pasamar)

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El 10 de junio de 1940, Malta estaba a punto de caramelo para que el Eje la pudiera conquistar. Gran Bretaña daba por perdida la isla y la había evacuado, tan sólo la Royal Navy apostaba por mantenerla, aunque había trasladado los navíos a otros puertos (como Alejandría).

Hitler, de cara tanto a una campaña contra Malta como de cara a invadir Egipto, había ofrecido ayuda al Duce, entre la cual destacaban 320 panzer.

Las defensas de Malta contaban con 4 batallones regulares del Ejército británico, 2 Regimientos de tropas territoriales maltesas; en total 5500 soldados.

Estos hombres estaban equipados con fusil Enfield, 60 ametralladoras Vickers y habían “fabricado” 12 tanques simulados.

Como artillería disponían de 14 cañones costeros y varias piezas de artillería de campaña anticuadas.E

n cuanto a defensas antiaéreas, 14 cañones pesados, 24 focos y un radar primitivo, era todo con lo que contaban. Para la población civil, habían sido habilitados 13 refugios antiaéreos.

La dotación aérea se componía de 4 Gloster Gladiators que habían sido olvidados en un almacén, embalados en sus cajas de madera.  Tras montarlos, uno de ellos al poco tiempo se estrelló, quedando únicamente los tres restantes. Estos han pasado a la Historia como Fe, Esperanza y Caridad.

Gladiator sold 800

La Regia Armada y el Esercito pasaron informes sobredimensionados a Mussolini con el fin de disuadirle de atacar la isla y, consecuencia de todo ello, las medidas italianas adoptadas, se limitaron a ataques aéreos (como el realizado el 11 de junio con 8 incursiones sobre Malta).

En Egipto, tampoco se desarrollaron acciones ofensivas hasta diciembre de ese año, y estas tímidas y a desgana.

Sin embargo, el ambiente que se respiraba en el país fatimí era proclive al Eje, en el que veían un libertador. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Alí Maher Pachá, primer ministro egipcio, declaró que no declararían la guerra al Eje si no eran atacados. El rey Faruk, debido a las presiones británicas, depuso a Maher y nombró a Hasan Saby Pacha el 23 de junio de 1940.

El caldero próximo-oriental no supo ser aprovechado por las potencias del Eje en su momento, embebido el uno en la consecución del Lebensraum y de la guerra paralela el otro.

Logo web

La Historia que no te han contado.

Contacto

  • HRM ediciones, Monasterio de Siresa 28, local 50002 Zaragoza, España
  • Llámenos ahora: (+34) 976 968 053
  • editorial@hrmediciones.com